La guerra de la Kardashian

Los buenos tiempos ya son historia...

Los buenos tiempos ya son historia...

Hace ya seis meses que Kim Kardashian pidió el divorcio a su marido, el jugador de baloncestos Kris Humpries. Los papeles, que fueron emitidos por la modelo el pasado 31 de octubre, no llegan y aún están esperando la firma de su ex, al que no parece interesarle firmarlos. El jugador quiere anular el matrimonio alegando que fue un fraude, pero tras una reunión que se celebró hace unos días, los abogados no alcanzaron ningún acuerdo.

La pareja llegó a estar casada nada más que 72 días, lo que alimenta la teoría de la farsa de un matrimonio encaminado a obtener publicidad como sustenta Humphries, que asegura tener pruebas para demostrarlo pese a que se arriesga a tener que correr con los cuantiosos gastos de un proceso legal si lo pierde. De momento, la próxima cita está prevista en los juzgados para el día 15 de agosto.Humphries espera que antes la celebrity pida perdón públicamente y cuente toda la verdad sobre su separación. Sostiene que Kim le ha utilizado y se ha beneficiado de su ruptura para aparecer en los medios de comunicación y aumentar su fama. “Kris sólo quiere que la verdad salga a la luz y Kim está furiosa porque no están saliendo las cosas como ella se esperaba”, afirmó una fuente cercana al jugador, que añadió que “Kris está dispuesto a ir hasta el final dejando bien claro que no quiere ni un centavo de ella”.

Publicidad